cuando cuentas algo a alguien...

Tag: poema (page 2 of 4)

PRELUDIO AL JUDÍO VIRGEN

JEWISH

Encuentras al judío virgen
que desde la acera vacía
en yiddish llora al árbol
sobre el que las estrellas caen
ya destempladas
y sostienen tu cabeza.

El judío es como tu gemelo
Solo que ha nacido antes que tú
Antes que tu madre
Y antes que tu parcela
Donde la vida
Es sembrada por el generoso
Que dice ser eterno pero se sabe
Tan mortal como el anciano
Que enferma el día de su cumpleaños
Al soplar la última vela.

Ahora el hombre judío
Vuelve a llorar

Reza porque hoy
Es el último día del calendario
Y la acera de este desierto
Se construyó sobre un río
Donde el agua fue
La alegría de aquellos mansos
Con manos demasiado pequeñas.

SALTAS A LA NOCHE

playachica

Saltas a la noche
Porque la noche es agua
Puede que queden
Solo dos formas de destino
Hace mucho que los pájaros
Murmuran diferente
Y no sopla el viento en la mirada
Que gravita en tu mirada
Como si un cielo cubriese de ciénagas
A un cielo que es lodazal.

Saltas a la noche
Fuerzas tus pasos
Cuando te elevas en el aire
Con tus cientos de amigos de la mano
Tus sombras que son tú y te embellecen
Te hacer ser más sabia y
La luz engulle esta noche
Todos los granos de la playa
Todos los demás cuerpos
Que no existen porque no son
Los cuerpos que te rozaron
En el borde negro de la arena.

Si saltas de nuevo a la noche
Hazlo sencillo
Destila el pasado como si fuera
Una forma de estimular
Las formas que dibujas
Cuando pones los pies
En la frontera de la tierra.

Si saltas a la noche,
Busca las sombras del pájaro
Y las sombras del destino
No consueles a los cuerpos
Que dudan si ven la mañana
En las luces del bosque
donde acaba la playa.

Fotografía: ELI GT
Modelo: Sendy Trillas

IMPOSIBILIDAD DE MORIR

muerte

Si el anciano se aproxima
Hacia el caudal del vacío
Dile en silencio que se quede
entre nosotros
El tiempo suficiente
Para asestarnos una puñalada
Y dejarnos florecer
en medio de la gruta.

Si el anciano remonta el vuelo
Agárralo bien fuerte y rómpelo
En pedazos que puedas
Transportar con rapidez
Hasta la cuna de su nieto
Allí se quedará tendido
Y pausará la tertulia con el ángel
Viajará entre la piedad
y el incorregible consuelo.

Lame sus piernas
Llenas de melancolía
Llora por su regreso
cuanto puedas
A él le gusta el agua
Más que a un océano la sal.

Vomita tus más sacrílegas
Intenciones de que perdure
En nuestro pedestal eterno
Y de robarle la sapiencia
Para perder en el ocaso
Todo lo que la muerte
Nos exige.
Has encontrado a tu oráculo
En medio del camino.

¿Será la vida eso,
eso solamente?
¿Corregir los ciclos
Inacabables,
con la destreza
De un péndulo que va
Siempre hacia un centro
queriendo salirse del hilo?

Ahora
El anciano roto
en mil promesas
prosigue su camino
Más confuso
Con el semblante más sereno
Pero menos solemne
Debiste darle un beso de despedida
cuando vació su mano en aire.

No eres más que sombras
sobre más sombras
de la muerte que se detuvo
durante un instante
para llevarte con más muerte
sobre sus hombros.

VIEJO BAILARÍN

oldman

Cuéntame lo que te dije ayer
Repítemelo palabra por palabra
Y que todas sean diferentes
He encontrado anudado tu zapato
A mi púdica sombra
Y tu lengua a mi asfalto
Tu figura de bailarín
A mi giroscopio
Y tu porcelana de latón
A mis entrañas secas
Ahora, cuéntamelo
Repítemelo sílaba a sílaba
Como si todas fuesen cuerpos
Como si todas fuesen láminas
De ciudades que visitamos
Cuando éramos viejos
Inflamados por la esperanza
Que nos daban el rencor y la ternura
De vivir en un infinito transparente
Ahora cálzate y espérame
Recorreré contigo el ancho y el largo
De esta casa llena de palabras
De esta casa llena de olvidos
Y conseguiré que recuerdes
Que mañana, solamente mañana
Será el día en que el sol
No temblará cuando
Arrojes tu memoria a la tumba.

SOBRE EL RENACER

luz

Este día se está convirtiendo
En una lámpara apagada
Debí tomar la luz
Cuando pude
Aferrarme a las estatuas
Tan sólidas
Como las creencias del vigía
Ahora es, todo,
Insondable
Un tratado cuántico
Sobre el renacer
Y yo la despistada alumna
Del oráculo
Fortifiqué mi atención
Para no sufrir
Una anagnórisis
Demasiado sublime
Y ahora, ahora,
Es todo oscuridad
Como quien quiere
Rebosar la copa de vino
Sobre la mesa negra
Hablo con el púlpito
Para acertar en mi discurso
Y las alas se convierten
En dos plumas
Nunca volaré sola
Porque siempre estaré
En medio del lodazal
Donde la luz
Me ha cogido por sopresa.

SWEET KID

ELLA

Sweet kid, te has teñido el pelo de negro.

Ya no te pareces a la niña

Que sostenía la taza hasta mi mesa

En el bar de tu padre,

Cuando tu padre clavaba el toldo al suelo

Sin camiseta en las tardes diáfanas

Sin camiseta cuando yo pasaba

Hacia la barra a recoger mi té.

Los días de verano hacia la barra

Y tú corrías, rubia, sweet kid,

Tú corrías hacia mí,

Lejos de la gente, y te mentías,

Te decías que el tiempo era

Un reloj grande y ligero

Que tenía cuerda y lloraba en invierno

Y que tu padre tenía la camisa puesta

Y que tú tenías el pelo como yo.

Sweet kid, te has teñido el pelo de negro

Y tu padre ya no está

Tu padre es ahora un novio grande

Que se sienta a la mesa con un amigo

Y ríen y toman té, y son rubios

Y ellos te quieren los dos

Y se podrían llamar Jules et Jim

Pero no se llaman nada, solo tú

Los llamas Soñadores

Y se retiran por la tarde.

Pero tú, cubriendo tu cabello rubio

Sweet kid, cubriéndolo de negro,

Que se resquebraja cuando lo mojas

Cubres la luz que recuerdo

Cubres los abrazos que recuerdo

Cuando todos éramos más altos que tú

Y tu padre aún existía

Y todos traíamos su camiseta

Que volaba por la terraza

Porque el viento soplaba

Aunque hiciese mucho calor.

Y tú, sweet kid, siempre con tanta energía,

Con tu coleta rubia, con tus ojos negros,

Como tu pelo ahora, como tus tardes,

Como los años en los que me fui

De esta terraza que ahora habito.

SUBLIMAR EL CRISTAL

bed

Sobre la pared vacía
He pintado
La mirada que me sobra.

Ahora espero
Un grano de desierto
Que me recuerde
A tu tarde en la terraza
A tus labios
Sorteando los míos
A tus manos
Parpadeando
Sobre la luz del flexo.

Espero
que mi pared sirva
Para escuchar
la sien sobre la sien
Mojarse mientras bailan.

Memoria que me llamas
Desde la pared desnuda
Trata de encontrar
Dónde
Se agarran los pies
A los forros de las sillas
Y que todo se convierta
Ya en cristal y se sublime
Para perecer en el aire
Desnudo
de la habitación
Desnuda.

Quedará un rincón
Donde las voces sepan
Juntarse
para saborear
El techo.

HABITACIÓN-ENREDADERA

enredadera
Me metes en esta
Habitación-enredadera
Con suelo de garfio
Corrompes mis salidas
Me dejas atónita
Y solo entonces
entiendes
de excepciones
Y sabes que soy
solucionable.

Coronas
mi sombra
Para quitarme
hasta a mi sombra
No tienes perdón ni mano
No sabes ni contar
Con un ábaco
las muelas
De un cocodrilo de Nebraska,
Y me vienes ahora
Sí, tú ahora, con el viento
Como un árbol que quiso saber
Exudar calor
Y se quedo seco
en medio del camino.

Así vienes,
Eximiendo al tiempo
De su conquista
Y blandiendo una espada
Que sabe a cereza y a formol.

Te acoplas a mi vista,
como si nunca nada
Se diese por sentado
Como si todo esto fuese
un gran círculo
En el que ellos quieren salir
Pero nadie encuentra
el punto
De sutura
ni el hueco
de puntillas.

Tú,
coge la mácula
y pésame
No tengo nada que ocultar
El suelo tiene
mis pies endurecidos
Y hoy puedo caminar ya
sobre el fuego
Que padecen
tus más remotas
Hogueras plagadas
de cabezas.

MI PRIMER POEMA DE AMOR

IV&SHAB

Para Iván Cabrera Cartaya

¿Qué quieres que te diga hoy
que ya no encuentro ni una forma
de escribirte las comisuras
de los granos de polen?
Sé que mis lágrimas
Son solo de viento
Porque ayer trataron
De escaparse
Y las recuperé
Al final del pasillo,
Donde quedan ya tan solo
Un montón de destinos agolpados
En una ciénaga de pétalos
Que no me hablan
ni cuando estoy dormida.

¿Qué quieres que te diga
sobre esto
si cuando te hablo
parece que estoy aún más
desterrada de este salón
y más hundida en mi cojín
donde solo caben agujeros?

Escucha como sopla la brevedad
Por favor, muévete y escucha
Los disparos de la gente de bien
Que quieren que hagamos la comida
Y nos pongamos dignos
Y nos pongamos zapatos de cuero
Y digamos las cosas por favor
Para tener un recuerdo que enmarcar,
Entonces seremos los que
Siempre quisieron que fuésemos:
Los deseables y los listos
Los inacabables
Los perenenes y los astutos
Los comprensibles.

Yo me siento
Terriblemente insensata
por quererte de esta forma
Por saber decir que te quiero
Sin lucrarme con las sombras
Que descienden por las letras
Y se vapulean hasta las termitas
De los muebles más viejos
De esta casa.

Entonces me quedo más tranquila
Me enciendo un cigarrillo
Y ya no suena el árbol de la ventana
Soy solo la niña que miraba
A los pájaros distraerse
Con esos árboles tan feos
Y pensaba que las columnas
Servían para aguantar al suelo.

Sigo siendo esa niña
Cuando el viento come mis lágrimas
Ya no me hacen falta
Recodo las distancias
Hasta hacerlas uniformes
Y abrazarme fuerte
A lo que tengo.

Si es el momento de sentarme
Ya será
El de ser fiel a lo que escucho.

TU CORBATA

CORBATA

No sé
Dónde dejaste la corbata
Dónde colocaste el anaquel
Dónde te frotaste fuerte
Tú que vienes siempre entero
Después del trabajo
Siempre sucio
Con una copa de agua maloliente
Fingí quererte
Un par de veces la semana
y veo lo poco hermoso
de cómo
sube dios reptando por la ventana
cuando estamos
haciendo el amor
y somos un paraíso
desprovisto
de suplementos
así que habrá
que inventar mejor las alas
para subir a las columnas
hoy llegas otra vez del trabajo
que dices inmundo
bebes agua sucia de nuevo
y te mantienes endeble
para recitarme tus lealtades
provistas de mudez
y solo sé que en esta tierra
hay demasiadas voces
que corean tu nombre
y creen saber
cuantas cosas necesito
para entender la hora del mediodía
así que ojalá fuese un hombre
en el pasto de la incertidumbre.

Older posts Newer posts

© 2018

Theme by Anders NorenUp ↑