Rita Ch

Hoy un hombre
solo merece la morosa ofrenda
del acaudalado redentor
de las tinieblas

Se sienta
con las palmas en el suelo
en el puente cibernético
de las Cadenas
y piensa
¿A qué sabrán los huesos
del administrador de almizcle?

Hoy un hombre
ha hipotecado su limosna
en el banco caudaloso
que empujó
el ladrón al río.

Fotografía: Rita CH