cuando cuentas algo a alguien...

SUBLIMAR EL CRISTAL

bed

Sobre la pared vacía
He pintado
La mirada que me sobra.

Ahora espero
Un grano de desierto
Que me recuerde
A tu tarde en la terraza
A tus labios
Sorteando los míos
A tus manos
Parpadeando
Sobre la luz del flexo.

Espero
que mi pared sirva
Para escuchar
la sien sobre la sien
Mojarse mientras bailan.

Memoria que me llamas
Desde la pared desnuda
Trata de encontrar
Dónde
Se agarran los pies
A los forros de las sillas
Y que todo se convierta
Ya en cristal y se sublime
Para perecer en el aire
Desnudo
de la habitación
Desnuda.

Quedará un rincón
Donde las voces sepan
Juntarse
para saborear
El techo.

1 Comment

  1. José Mario Domínguez Jorge

    October 29, 2014 at 11:08 pm

    ¡¡¡Ya no sé si decir, solo,”que no tengo donde encasillarte”, o decir, que porqué no me das la mirada que te sobra!!! Lo del grano del desierto y saber saborearlo, también lo entiendo y me encanta. Que los pies se agarren a los forros de las sillas, es un perfecto ejercicio de equilibrio amoroso y sensato. Lo de que todo se convierta en transparente cristal me ha encantado. Porque todo en la vida debe ser transparente Pero que de postre saborees el techo de tú habitación. ¡¡¡No tenías a mano un crocantti!!! He querido demorar-con unos gramos de acidez crítica-, para acabar diciéndote que llevas una maravillosa carga de poesía en tus gastadas alforjas de viaje. Recogerás prontamente la cosecha que las alforjas han transportado y mimado dulcemente. Un abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2017

Theme by Anders NorenUp ↑