20150924 FRONTERA

Si contara mi vida
podría sustituir cada palabra
por un tenaz remordimiento,
como insecto escondido,
e intentar matar a cada uno
con saña.

Sería como un juego de mesa
contra el adulto implacable
que se sabe las reglas
y desconoce
lo que significa la suerte.

Contaría que no fue casual
que me comiesen tantas veces
las sombras,
ni que los muchachos me atasen
a las columnas de hielo,
que fui yo quien rompió
la cabeza de aquel mendigo,
que fui yo la que quiso saltar
por el balcón
para escuchar los gritos.

Que soy yo al fin
todas estas fronteras.